Síndrome post-vacacional

Text: Ana I Prada Bardaji (Infermera Cap Dr. Carles Ribas)

El síndrome post-vacacional produce una sensación de tristeza, apatía, falta de energía o motivación al incorporarnos a nuestro trabajo o rutina diaria tras acabar el periodo de vacaciones. El síndrome post-vacacional no es una patología como tal, sino un «trastorno adaptativo».

Signos y síntomas

-Bajo estado de ánimo, decaimiento, ansiedad,

-falta de energía, cambios de humor, estrés agudo,

-palpitaciones, sudoración, hiperventilación,

-temblores,

-percepción de incapacidad para realizar las tareas habituales en el entorno laboral, familiar, etc.

El síndrome post-vacacional no suele durar más de 2 ó 3 de semanas. Muy pocos casos precisan ayuda profesional, pero en ocasiones la presión de la vuelta al trabajo y/o a la rutina diaria puede causar estrés agudo con todos los signos que lo caracterizan: 

Si estos síntomas debidos a los cambios adaptativos se perpetúan más allá de un mes, pueden dar lugar a un verdadero síndrome de ansiedad generalizada o un estrés crónico. Ante esta situación, lo mejor es consultar con un su médico de familia que valora enviarlo a un especialista.

Consejos para combatirlo

Lo mejor para combatir el síndrome post-vacacional es prevenirlo para evitar su aparición. Para ello, pueden llevarse a cabo algunas conductas como:

  • Lo más importante es reservar unos días al final de nuestras vacaciones para nuestra adaptación y programar el regreso a casa de forma anticipada y relajada.
  • No volver de las vacaciones justo el día anterior a la vuelta al trabajo, sino varios días antes. Esto nos permite prepararnos física y mentalmente para el retorno a la actividad laboral.
  • También es recomendable reanudar las actividades extra-laborales para adaptarlas lo antes posible a la rutina típica del periodo laboral y hacer ejercicio físico para mantenerse activo durante las vacaciones.
  • Adaptar los horarios a los habituales de forma suave y progresiva. Por ejemplo: podemos ir adelantando poco a poco la hora de acostarnos y levantarnos una semana antes del regreso al trabajo, para que después la incorporación laboral no nos cueste tanto.
  • No iniciar las actividades habituales de forma brusca e intensa, sino dándonos tiempo para adaptarnos a la nueva situación y programarlas a lo largo del día en función del nivel de energía y humor que tengamos.
  • Aunque no sea algo directamente relacionado con el síndrome post-vacacional, mantener una buena alimentación y unos hábitos saludables durante las vacaciones también puede ayudar.
  • No llevarse trabajo a casa, lo de cada lugar se queda en su lugar.
  • Utiliza las pausas para realizar actividades agradables,
  • Dormir adecuadamente y mantener horarios regulares. Realizar ejercicio y técnicas de relajación.
  • Tomarse con calma la vuelta a la rutina también es un factor clave. Se debe evitar, en la medida de lo posible, el estrés en el trabajo, en las actividades rutinarias y familiares habituales.

FES UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada