Gran Hotel Budapest, per Juan Bibian

“Gran Hotel Budapest”, como en los dibujos animados, también se desdramatizan las situaciones por muy graves que parezcan. La segunda guerra mundial tratada de un modo trivial, desprovista de cualquier atisbo de circunspección. La guerra, la muerte, en esta película se ven con una sonrisa, nada impresiona. Si alguien tira un gatito por la ventana y lo estampa contra el suelo de la calle, no produce ningún mal sentimiento, al contrario, mueve a la risa. Todo lo malo que pasa lo vemos con ojos infantiles. Como en los sueños, donde todo lo malo que pasa se puede solucionar solo con despertarte. Wes Anderson vuelve a hacer una película con su habitual fórmula. Tiene derecho a hacerlo y además lo hace muy bien. Nos vuelve a introducir en su mundo preciosista, y vuelve a poner los aspectos formales muy por encima del fondo. Los personajes carecen de profundidad porque están al servicio de lo principal, que es la parte visual. Esto es habitual en las películas de Anderson, aunque debo decir que en esta ocasión los personajes
dejan trascender una cierta ternura, y hay un tono general melancólico en la película respecto a aquella vieja Europa. ■

FES UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here