La fuente Luminosa de Montjuïc.

Fuente luminosa

Rafael Ochoa

La fuente Luminosa de Montjuïc, conocida hoy como la Fuente Mágica, fue inaugurada en el año 1929 con motivo de la Exposición Internacional de Barcelona; se situó en el lugar de las 4 columnas de Puig y Cadafalch que fueron derribadas el año 1928 bajo la dictadura de Primo de Rivera, pues representaban las 4 barras de la Señera de Catalunya. Posteriormente en el 2010 fueron reconstruidas casi en su ubicación original. Nos pasaremos la eternidad derribando y construyendo símbolos que luego se volverán a derribar y construir según la ideología del que mande, cosa que me cuesta entender.

Su diseñador fue el ingeniero electricista don Carles Buïgas i Sans (1898-1979), un adelantado y visionario de su época con varios inventos en su haber: un hidroavión, un sumergible, mini receptores de localización de personas, etc. Hizo en esta obra una maravilla de la ingeniería hidráulica y luminaria, sobre todo teniendo en cuenta el año en que se construyó. Las obras duraron 11 meses y participaron 3 mil obreros en su construcción incorporándose la música en los años 80. Por dentro tiene 4 potentes bombas de 265 caballos de potencia que suministran agua a la parte central, y otra bomba de 160 caballos que suministra agua a 20 surtidores radiales, resultando un caudal de 2600 litros por segundo con una presión de trabajo que puede llegar a los 5,4 Kilogramos por centímetro cuadrado.

Durante la guerra civil sufrió daños y no se volvió a poner en marcha hasta el año 1955. Más adelante se restauró para las olimpiadas de 1992 y hoy en día se utiliza tecnología led en sustitución de las luminarias clásicas aportando más precisión en el colorido del agua. Tiene 7 millones de combinaciones posibles.

Hoy día el control de las combinaciones de agua y luz está informatizado, lo curiosos es que en el año 1929 el control lo hacía un pianista mediante una mesa teclado de interruptores y teclas, que activaba y desactivaba circuitos, bombas y colores… vamos una gran composición. No sé si este verano quedará abierta en toda su plenitud, la tenemos a un tiro de piedra del barrio y paseando podemos echarle un vistazo, si el coronavirus lo permite.

COMPARTEIX
Article anteriorDrama a les residències
Article següentL’acomodador: “El Gran Carnaval”
Mitjans de comunicació dels barris de la Marina. Segueix-nos a La Marina FM (102.5), el diari La Marina, La Marina Digital, La Marina APP i a les xarxes socials.

FES UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.