Ni una menos

RETAHÍLAS, Mar Montilla

De vez en cuando, el amor —o algo que confundimos con el amor— nos convierte en seres vulnerables. Nos colocamos una venda tan opaca en los ojos que no deja entrar ni un ápice de luz. Conozco a un buen puñado de mujeres que no son felices en sus relaciones, aunque no lo admitan de forma abierta. Las hay cuyos maridos les son infieles y lo saben, pero prefieren hacer la vista gorda. Las hay cuyos cónyuges jamás colaboran en las tareas domésticas, mientras ellas corren de aquí para allá con la lengua fuera, ocupándose de mil y un asuntos. Algunos matrimonios añejos viven en continuo desequilibrio, uno sometido a la tiranía del otro, pero están tan acostumbrados que no se dan cuenta, y ni se plantean una separación. Lo que más me alarma, sin embargo, es la cantidad de parejas jóvenes —y cuando digo parejas no me refiero solo a las formadas por un hombre y una mujer— que siguen repitiendo idénticos patrones caducos. Adolescentes que confunden el amor con la posesión y el sometimiento. Hombres muy jóvenes incapaces de entender que no es no. Tengo el corazón roto en miles de fragmentos, uno por cada mujer asesinada, por cada mujer violada. Me resulta inconcebible que sucedan estas cosas en pleno siglo XXI. La única medicina efectiva contra esta plaga es la educación, y se administra desde el nacimiento, mientras se predica con el buen ejemplo. Sueño con un Día Internacional de la Mujer en el que podamos gritar al unísono: «¡Este año estamos todas! ¡No falta ninguna!». Cuando ese 8 de marzo llegue, hasta yo bailaré a ritmo de las batucadas durante la manifestación.

MAR MONTILLA

1 COMENTARI

  1. «¡Este año estamos todas! ¡No falta ninguna!»
    Magnífic desig que molts homes també compartim i celebrarem, i tant!. Mentre arriba aquest moment, hauríem d’anar fent els deures perquè passi. Les dones que pateixen en silenci haurien de plantar cara a l’ogre, ben valentes, malgrat que no sempre és possible per a totes; les dones que tracten els fills varons de manera diferent a les filles noies són còmplices del masclisme, i també maleducadores.
    Els homes vivim molt còmodes descarregats d’obligacions domèstiques fins i tot quan temporalment no en tenim d’altres. Volem ser lliures de fer o no fer, triar el que ens agradi a cada moment, com si a la companya no li agradés també poder escollir.
    És qüestió de prendre consciència que el camí acostumat no ens portat mai, ni tampoc ara ni endavant, cap a la felicitat. I tothom volem ser feliços a l’única vida que tenim. I si formem parelles és per alguna cosa més estimulant que practicar el sexe: compartir el que som amb la persona que hem triat i amb les que hem portat al món. Si n’hem fet una vall de llàgrimes, ja és l’hora que obrim els ulls per somriure als arcs de sant Martí i als estels que vindran

FES UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada