Entrevista a Juan Bibian “En profundidad y cercanía” (3)

Finalizamos la tercera entrega de la entrevista a Juan Bibian, que hemos querido hacer en profundidad y cercanía.

Hemos querido indagar en sus experiencias y la curiosidad infinita que tiene por el cine, pero también por otras culturas. Darían para más de un libro. Ha sido un placer y un privilegio conversar con él y contribuir así a compartir su pasión con todas y todos nosotros. Es reconocimiento justo por el talento, el tesón y la sensibilidad social que siempre ha tenido con nuestros barrios.

¿Cómo siguió tu vinculación con el mundo del cine?

Yo ya había hecho radio con un grupo de amigos del grupo de cine de la Seat. Cuando había un concurso me enviaban a entrevistar a los participantes. Cubrí 2 o 3 años Los premios Sant Jordi.

La época en que se celebraban en el restaurante-espectáculos Scala.  

Sí, lo habían reconstruido después de un incendio, se ubicaba entre el Passeig Sant Joan y Consell de cent, al lado de la discoteca Planeta 2001. Allí entrevisté a Berlanga, Bardem, Sara Montiel… incluso a François Truffaut que vino con Néstor Almendros, un gran director de fotografía catalán que hizo una carrera brillante en Estados Unidos. Se fue muy joven a Cuba.

¡La crème de la crème de la época!

También entrevisté a Fellini, no fue una entrevista concertada, lo vi por la calle con su mujer y me acerqué a hablar con él… Otro día vi a Elia Kazan, y como era uno de mis ídolos no fui capaz de pararlo y hablar con él, me embargó la emoción.  Había venido a Barcelona a presentar una película en conmemoración de los 50 años de otra obra suya con Marlon Brando “La ley del silencio”.

Vino a la filmoteca nacional y en vez de un micrófono, le puse un casete de aquellos de cinta, fui incapaz de superar mi emoción. Entonces ya había participado en concursos y había ganado varios premios porque había mejorado muchísimo.

Tenía una revista de cine Super 8 mm y ellos enviaban mis películas a Grecia, Italia, Alemania… a los concursos. ¡Me iba bien!

¿Cómo llegas a la colla que fundó la emisora del barrio, la Marina FM?

En el año 1991, estando en el grupo de cine, vino un señor, Juan Antonio Reyes, preguntando por mí. Se presentó y me dijo que estaba interesado en mis conocimientos y experiencia con relación a la radio. ¿“La radio”? contesté, nunca pensé que haría radio, pero me propuso hacer una sección de cine en la emisora de La Zona Franca (luego se llamó Radio Sants-Montjuïc, actualmente La Marina FM). Estuve 11 años haciendo el programa “El Tercer Ojo”. Fueron años muy placenteros.

¡Luego nació la revista La Marina, y colaboras hasta hoy!

Al cabo de unos pocos años se fundó la revista La Marina, yo estaba en la junta directiva, entre otras y otros muchos: David, Marc, Javi, Juan Antonio…  desde el primer número escribí sobre cine en la sección “El Acomodador” que todavía hoy mantengo (ver la página..), tengo todos los ejemplares, desde el número uno.  Es curioso porque al final las cosas se cruzan en el tiempo. En el primer número escribí sobre nuestro querido cine “Capri”. Cuando lo releo, hay un artículo mío sobre el cine Capri, un cine de color verde con asientos verdes…. es muy poético.

Sé que algunos medios te consultan cuando quieren profundizar sobre el barrio.

Los de BTV suelen contactarme cuando hacen documentales del barrio, también las compañeras de La Marina…. Sobre todo, cuando hice los documentales de la A a la Z y el de Paco Candel “El Amic Paco”.

¿Cuántas películas del barrio has hecho? 

Cuatro: “De la A a la Z”, trata sobre el barrio de la Seat, lo que fueron sus instalaciones, clubs deportivos, viviendas, colegios y sobre todo la gente, un modelo de barrio único que difícilmente habrá en el futuro en ninguna zona de Catalunya y España, quitando las connotaciones del régimen de aquella época, claro está; “L’Amic Paco” que trata sobre la vida de Paco Candel en el barrio, sus libros, sus experiencias, recuerdos y su implicación social con el barrio; “El Camí De l’Esparver” que trata sobre el camino antiguo que subía al castillo del Port y a la cima de la montaña, donde Ramon Anglès nos explica las diferentes plantas que componen la flora de la montaña, sus usos medicinales e históricos. Ramón se fue hace unos años, lamentablemente, era una memoria viva del barrio: “El Pintor Dels Drets Humans” que trata sobre un pintor llamado Torres, pintor de brocha gorda que empezó a pintar infinidad de cuadros de mayor, y con 80 años seguía comprometido con el barrio, tenía una energía y actividad impresionante, desafortunadamente se nos marchó el año pasado.

¿Crees que hay algún cineasta más en el barrio?

Pues no conozco a ninguno. A algunos les encantaba: Condado, que lo dejó; Abril que hacía de todo, fotografía, pintura, cine, artesanía y se fue hace muchos años y también Gabaldá que estaba enamoradísimo del cine.  Un día me dijo – y estaba casado- Juan si alguna vez haces un viaje a Estados Unidos, me avisas, que me voy contigo.

¿Fuistéis?

Sí, cuando iba para allá se lo dije. Lamentablemente tampoco está. Pero entonces se vino conmigo, visitamos y filmamos todo lo que pudimos. Los viajes son una aventura donde siempre encuentras cosas nuevas o cambiadas. He viajado por todo el mundo y muchas veces me han sugerido gravar películas de ellos, pero los viajes son muy personales.

A mí lo que me interesa es el cine, esa es mi válvula de escape, me ha dado mucho en momentos difíciles. Había un cine en el Raval que se llamaba Céntrico, era mi filmoteca, vi más de 800 películas allí.

Pienso que sería bueno tener algún centro dedicado al cine en el barrio, ¿cómo lo ves?

No es mala idea, podría haberlo promovido yo, pero no encontré el momento, tengo proyectos para cuando esté recuperado de un problema con la vista, proyectos sociales implicados con el barrio, esperemos que dentro de un tiempo todo está más normalizado.

Para acabar, deja un mensaje a nuestros lector es.

Que vean cine, es un pozo de cultura, y cuanta más cultura tienes más comprenderás el mundo y tu entorno. Si comprendes el entorno, eso ayuda mucho… a cada uno, pero también al conjunto. Por ejemplo, viendo la realidad de otros países a través del cine puedes comprendes fácilmente que la sanidad y la educación deben ser públicas y responder a un objetivo social y no mercantil, como ocurre en muchos países. Hay que potenciarlas para que sean mejores. Lo contrario a la cultura genera falta de empatía y sobre todo fanatismo que puede resultar fatal… para tod@s!  

FES UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.